domingo, 30 de octubre de 2011

En busca de la llama (III)

Entre dos coches de madrugada, no os extrañará que os diga que en las fechas en las que estamos, hace un frío de narices. Pues estaba uniendo los trozos que había recogido de Daisy.


Se la pondría en la puerta una vez amaneciese... 


Aunque la intriga de como sabía esa pequeña humana la existencia de ángeles me dio horas y horas en que pensar.


Todos los días, antes arropado por magia, dormía profundamente, pero esta noche no lo creo.


No dejaba de mirar de reojo las sombras que se iban y venian entre árboles y farolas intermitentes.


Solo con el ruído de ojas secas arrolladas por el viento aceleraba mi corazón.
Tan asustado y atemorizado por lo que pudiese pasar en cualquier momento que al final mis temores se confirmaron...


Una preciosa silueta negra apareció a mi lado de pronto sin darme tiempo ni a pestañear cogió el cuello de mi camisa y me levanto medio metro del suelo.


-¿Que andas buscando?, ¿Se te ha perdido algo por la oscuridad, la dignidad tal vez?- Repuso mirando la muñeca que apretaba con fuerzas en la mano. Risas surcaron hasta mi y fueron apareciendo otros vampiros... 


Cobardes... Siempre en grupo.


-¡Contesta!-Su sonrisa se desdibujó tan rápido, que apenas puedo recordar su risa.
-No busco nada.
-Miente.-Susurró una pelirroja agazapada tras el capó.-Puedo verlo en sus ojos y a través de ellos...


-Su alma.-Acabé la frase por ella.


-Bien... Entonces amor tal vez, una luz entre la oscuridad...-Continuó amargamente tras lo último y giró la cabeza hacia la pelirroja amenazadora.-Dinos que es Úrsula.


-Calor, algo de esperanza y...- Se me acercó y pasó sus finos dedos por mi pelo.- Compañía...-Dijo tras una exclamación ahogada.


-Bueno pues... Este no es el lugar adecuado ¿Verdad chicas?


Solo recuerdo que me llevaron a un lugar seco y vacío... Cuando desperté reconocí un rostro familiar... 



jueves, 27 de octubre de 2011

En busca de la llama (II)

Salí de mi reino y me adentré en el de los humanos. Caminé cansado evitando las sombras que empezaban a formarse por cada árbol, muro o casa... Si no llegaba pronto a un escondite tendría que empezar a usar mis oxidados poderes de lucha yo... 
No podía dejar de pensar en todo el tiempo que la llama me ha alumbrado y dado cobijo, sin ella no tenemos nada que hacer frente a la oscuridad, frente a los ojos rojos que... Un escalofrío recorrió hasta la última pluma de mi ser y no me mal interpretéis, me refiero a la pluma de mis alas. 


La llama consumió hasta mi último poder, hasta mi última fuerza un suspiro se escapó de entre mis labios, vivía para mantenerla y ahora lo hago para avivarla.


Mientras giraba la esquina pensé
"Una muestra más de que ni la muerte acaba con obsesión ni los problemas si no se lo permites... Y que por más que te hagas oír suspirando no siempre habrá alguien a tu lado..."


Apenas quedaban ya cinco minutos para la puesta de sol completa... 


Corrí por la calle todo lo que pude y deseé poder sentir el vacío bajo mis pies pero mis alas poco hacían ya más que adornar mi espalda.
De pronto mis pies tropezaron con algo que crujió al instante.


-¡Hey! ¡Ten cuidado!
-¡Disculpa...!


Una niñita se acercó corriendo asustada.


-¿Pero qué has hecho? ¡Mira la pobre Daisy! 
-Bu-bueno no está tan mal...- Contesté nervioso, creo haber olvidado hasta el porque de mi carrera en ese momento.


-¿Qué no está tan mal?-Me contestó ofendida.


Al ver mi inminente silencio ante la muñeca hecha pedazos en el suelo, ella se me adelantó con resignación.


-Anda, ayúdame a buscarle el brazo derecho no puede estar muy lejos.
-No puedo, tengo... Algunos recados...
-Ya, ya, ya... Ángel tonto...-Soltó bajito entre dientes mientras iba a recoger parte de la cabeza de Daisy.


-¿Qué has dicho?- Sus palabras me pararon en seco.
-Mi mamá tiene razón, los ángeles son tontos.- De pronto soltó todos los trozos de muñeca que llevaba en sus bracitos y añadió enfadada.-Tontos como esta estúpida muñeca, puedes quedártela.
Y se alejó llorando. 


Estupefacto, observé como se desvanecía entre la oscuridad quien la acariciaba y abrazaba, quién le daba la bienvenida a casa hasta que desapareció por completo tras la portezuela de un edificio cercano.


Me quedé con una muñeca rota una niña que sabía demasiado destrozada y completamente solo en la oscuridad...


A pesar de todo y no se el porqué, recordé algo que aprendí, al ver la llama danzar adherida a la mecha...
No esperes a que pase la tormenta, empieza a bailar bajo la lluvia...


Pero no lo hice.

martes, 25 de octubre de 2011

En busca de la llama (I)

El ángel miraba sus manos desconsolado, entre ellas una llama se apagaba, iluminándole el rostro con su último aliento. Luego todo se apagó dejando un olor a carbono azufre y fresas. 
Ahora en adelante tendría que caminar a tientas y no podría seguir de las rentas. 


Se acercó a la orilla del claro y llamó a las sirenas para que le dieran fuerzas.


-¿Qué vienes a buscar criatura alada?


-Las fuerzas que he perdido al apagarse la última llama en mi palma... No puede hacer nada yo...


-De nada sirve ahora contar aquí la historia, la llama es fuego, es luz de vida. No encontrarás oro buscando en un cenagal, tampoco llamas en el claro de la hermandad, reino de agua.


-Entonces no podré sustituirla jamás.


-No creo que haya pronunciado esas palabras exactamente. 


-Y qué debería hacer.


La sirena entornó los ojos y miró alrededor.
-Muchos podrán darte esperanza y solución pero pocos solucionarán el vacío en tu corazón, para avivar la llama busca el...- Fue sumergiéndose a medida que terminaba la frase y le dio fin con el sonido del agua al sumergirse su aleta dorsal.


-Amor.- Acabó Yezalel con un nudo en la garganta.


El amor es pasión sin sufrimiento, es libertad sin condición, es un sentimiento retorcido y tan hermoso que... Suspiró... Anochecía ya en el reino del claro mejor será buscar cobijo para la noche sus criaturas no tardarán en renacer de la ocuridad...




Para Yezalel... Por si existe y realmente me protege, me da vida y alegría, si me inspira y me arropa... Gracias.

lunes, 24 de octubre de 2011

El gran cambio

No se cuando me llegará pero ahora mismo espero con ansia un gran cambio que me haga temblar que se materialice ante mis ojos cual sueño irreal.
Un cambio para mover el mundo un cambio que me afecte de tal manera que llegue a los demás también.
Por supuesto espero un cambio bueno, nunca se espera que lo malo te pase a ti, que las desgracias te calen como lluvia de abril... aunque a veces pase.
Me dicen que he hecho grandes cambios, propios de la edad, pero han ido apareciendo tan lentamente que he tenido tiempo de sobra para asumirlo.
Ahora que he experimentado la adrenalina del cambio inmediato lo deseo con ansias y espero que esta vez este permanente en mi piel. 


A veces pienso que el gran cambio que espero, no será más que lo más rudimentario que te puedas tirar a la cara.
Prometo contar lo próximo de este cambio para ayudar a superarlo al que quiera hacerlo disfrutando.

sábado, 22 de octubre de 2011

Recuerda

Cuando Platón no era más que un plato grande de macarrones.


Aristóteles una enfermedad de abuelas.


Diversión, ir a la plaza a correr como loco


Estudiar era aprenderse 2+2


Amistad solo con que te dejasen los colores


Llorar porque no te compraban un juguete o no querer ir al cole


por esos momentos que creías volar cuando te cogían en brazos y no dormías bien sin el beso de buenas noches... 


RECUERDA.



viernes, 21 de octubre de 2011

Amiga

No se cuando nuestros caminos volverán a juntarse y dejar de rozarse, pero poco a poco sale el cariño y del cariño la amistad, de ella la alegría y de esta TÚ y YO.


Porque no espero que todo cambie ya, porque la vida se vive despacio y sin prisa. Disfrutando de los pequeños momentos que me brindas. Quiero darte las gracias por todo este tiempo y pedirte perdón por todas las cosas que no te he dicho en persona hasta ahora, como un te quiero que lo desencadena todo, que eres importante para mi y me vas a tener para lo que quieras hasta que el viento nos arroye a playas diferentes donde nuestros destinos nos digan que clase de amigas somos de las que se olvidan (no se si he tenido de esas pero si he tenido... me he olvidado.)


O de las  se construyen una lancha en la playa para ir a la de la otra. :)


Es importante saber escuchar pero lo es aun más tener a alguien para que te escuche y aunque parezca lo de siempre te digo lo que se siente al pensar en ti y todas las cosas que te podría decir.


Gracias por aguantarme, por compartir este tiempo conmigo, por quererme a pesar de como soy a veces, por darme siempre una sonrisa hasta cuando creo que he perdido...


GRACIAS POR ESTE TIEMPO JUNTAS!
 COMAMOS TARTA POR EL QUE NOS QUEDA, 
CANTEMOS POR LAS DIFERENCIAS 
Y SOPLEMOS VELAS POR TU CUMPLEAÑOS! 


Muchas Felicidades! Te quiero!


miércoles, 19 de octubre de 2011

Llegaré lejos

Llegaré lejos eso lo se, acunada por el viento y calmada por el mar, hasta donde nos deje la vida amar.


Llegaré lejos eso lo se, sin prisa y con pausa para ver el mundo a ratitos desde lejos, a ratitos en persona y así evitar las trampas, marañas y telarañas que se encuentren en el camino.


Llegaré lejos eso lo se, porque aunque en este sitio salga lo poético en mi, la vida no son bonitos versos si no te tomas tu tiempo.


Llegaré lejos eso lo se, frenaré cuando la nube tape mi camino, me relentizaré cuando la vida haga que pierda los estribos, pero seguiré caminando hacia el destino.


Llegaré lejos, eso lo se, pero me gusta recordarlo para no tocar el fondo sin poder salir después. 


Llegaré lejos, lo se, pero no soy tan fuerte y valiente como para hacerlo sola, necesito a alguien a mi lado para que le diga al viento y al mar cuando necesito brillar y vuelta a empezar.







Los conocidos comentan, los amigos critican, la familia te aconseja... entonces... ¿Porqué gruñimos con los que nos aconsejan, nos dejamos llevar por los que nos critican y sonreímos a los que comentan?

By: kiissy

lunes, 17 de octubre de 2011

Brooklyn



Entre los muros del edificio principal, en el centro de Brooklyn hace frío, no lo negaré… Pero si sabes defenderte llegas a un estado, territorial, de protección y más que sobrevivir, se intenta salir del agujero, del pozo sin fondo que parece que te arrastre.

Al contrario que en otros sitios, no, aquí el futuro se ve más negro de lo que es en verdad.

Negros y blancos, parece como el holocausto nazi pero con solo miradas y reconocer que exagero sería perder mi integridad como persona, o, al menos, así lo veo.
Nadie cree que pueda hacer cosas grandes…

Mi instituto, no es gran cosa podría decirse, bueno, si, la comida es buena… ¡Qué decir! Está que te cagas. Me alimento bien, porque por las tardes juego a baloncesto, primero en mi instituto y luego en la cancha del barrio, rodeada de edificios.

Hay muchos cabrones que intentan quitarnos el sitio, después de muchas “Conversaciones correctamente dialogadas” con la policía.
Lo resolvemos a un partido uno contra uno. Las cabezas del grupo Mike y yo solemos hacerlos duros y largos, pero es divertido. ¿Como superación, sabes?
¿Juego sucio? No tío… Aquí en Brooklyn lo hacemos bien, al contrario de lo que diga la gente. Vivo en un buen apartamento, mi vecina es… Bueno se llama Siena y es blanca.

Me encanta. Sus ojos no son como los míos así que no ven igual que yo, ella no lo tiene todo pero sabe tener oportunidades y buenas. Buen colegio, mejor que el mío… Es buena amiga y buena al baloncesto, pero no tanto como yo.
Aspiro a una beca, una gran beca de baloncesto. Jugaré en los nacionales el mes que viene.
Mi madre es cabezota pero muy buena, ella me educó tío, eso no se ve mucho por aquí ¿Sabes? Me quiere, nos quiere claro, a mi hermano y a mi.

Mi padre por ahí, con derecho a padre pero no a papa. Ya me entiendes.
¿Y sabes qué? Amo componer. Me desahogo creo que el mundo está muy mal, injusticia, hoy me han echado de clase pero ya se sabe… Profesor amargado peligro encarado.

Me río, pero no es de risa.
Mi hermano me quiere y ninguno de los dos estamos en bandas, el se ha hecho un hueco entre el mundillo de la comedía y yo aspiro a más que a tocar en una calleja.
Consigue cosas, el y Siena me ayudan, son importantes para mi.
Como todo, no te creas… El baloncesto y mi casa son mundos aparte en el instituto sigo la corriente tío… En casa me encamino.
Muchos no pueden, me gustaría ayudarles. Compongo mucho para ellos pero escupen en las letras, desgraciados…

No saben lo que pierden pero creo que mejor no lo sepan, como ya he dicho… Este pozo te arrastra muy fondo… Caer es dejarse llevar, y duele, ya lo creo, como toda caída duele y no hablo solo sicológicamente te llevas unas buenas tío… Ya lo creo.


¿Me reconoceríais en la tele?

¿Podríais saber todo esto de mi con mi cara?


No creo...


¿Me juzgarías?


Por supuesto...

sábado, 15 de octubre de 2011

Diario 15-10-11





-¿Podemos hacerlo? ¿Acaso se nos está permitido volar como Superman?

-¿De que hablas?

-Seguro que si.

-Pues claro que está permitido, pero no se puede, no digas tonterías.

-¿Poder y permitir no es lo mismo?

-Volar por encima de los rascacielos acariciando el cielo a mi paso, las nubes y la luna estremecidas por la felicidad…
Ella sonrió ante la propuesta de su novio.


-¿Sabes por que me gustas?
-¿Porque supe conquistarte?

-Por no tener miedo de decir en alto tu sueño.

-No es un sueño, tan solo una hipótesis.-Respondió rápidamente sonrojándose.
-¿Acaso no es lo mismo?

Se miraron con ternura y sus labios rozaron la comisura de los otros, sintiendo la magia del momento.

-Puede ser… Que no necesite ser Superman para poder volar.
-Puedes hacerlo incluso más alto que él, estoy segura.

Entre risas y besos pasó la tarde arroyándolos hacia una fría noche, cuyo cielo les guiaba como faro por la luna, y las estrellas les decían que solos nunca estarían.



Paseando se acercaron a la gran ciudad hasta que pasaron de sobrevolarla a protegerse entre sus muros de cristal y hormigón.

Al día siguiente salieron de casa. No sin las legañas puestas camino del instituto. Todo parecía gris y apagado no como los besos que anoche…

Sin darse cuenta pasaron las clases una tras otra, miradas y caricias bailaban entre comentarios y risas.

No nos olvidamos las chaquetas al salir pues el viento parecía un regalo de la noche que el sol no había podido arrebatarnos.

Entre el calor de sus manos me entró la duda y la incertidumbre…

-¿Qué sería de mi sin ti?

-Tan solo un estúpido sueño. Solo así podría pasar.- Dijo firme y dulce, tratando de no sonreir.

-Entonces cuando mueras… ¿No podré despertar?

Su gesto se volvió tosco pero aun así habló de ello con sorprendente facilidad.

-Cuando uno de los dos muera… No podemos permitirnos el lujo de dejar de volar ¿Recuerdas?
-No lo entiendo.

-Volar es cambiar la vida negra por el color más bello que tus ojos jamás dignaron mirar, volar es saber hacer de una pesadilla un sueño mágico de donde no querer despertar…




viernes, 14 de octubre de 2011

Corazones



Papelitos, unos tras otros caían desde la ventana de Siena. Escribía, tachaba, arrugaba y los tiraba una y otra vez. Sin saber como dar las gracias, como decir te quiero, como sonreír sin miedo. Sacó el último papelito del cajón y al ir a escribirlo de nuevo, dibujo un enorme corazón de un solo trazo, lo pintó de rojo y repasó los bordes de negro. Esta vez, contenta, lo rompió en mil pedacitos y se los llevó el viento. Como una promesa de no volverlo a dejar pasar, promesa de no volver a sentirse mal...


A la mañana siguiente nos encontramos por la calle y me dedicó la sonrisa más bonita que no veía en años, me miró con ojos cristalinos y transparentes cuyo fondo parecían piedrecitas de colores y me saludó como si fuese la primera vez que me ve, con ilusión contagiosa. 


No sé si lo estaré exagerando pero aquella mañana me enamoré, no solo de su belleza, también de su poder. De las ganas de  cambiar, y no parar. De su coraje por luchar y ganar, aunque sea perdiendo...


Por alguna razón llegué a casa y dibujé un corazón como el suyo, le dedique un buen rato, pues lo quería perfecto, lo doblé en partes pequeñitas y lo lancé dentro de su ventana.


Quería devolverle el amor que me dio, a mi y a todos, aunque cueste, aunque muchas cosas vallan mal... No por eso tenemos permitido no llorar sino de felicidad.


Es importante no caer en la trampa, pero más aun lo es, el saber salir de ella. Necesitamos ese amor, pero no depender de el, necesitamos saber que nos conviene y pelear hasta conseguirlo, que nadie nos prive de nuestro derecho pero nuestra libertad acaba donde empieza la tuya... (L)



By: Kiissy <3

martes, 11 de octubre de 2011

Mi cumpleaños!

Hoy es un día muy especial, no espero que venga un hada madrina, agite su varita, y me convierta en una princesa.
No por nada sino, porque ya lo soy.
No es una cuestión de cambios instantáneos, todo lo que he ido creciendo, madurando y forjándome como persona durante 15 años... ES LO QUE SOY AHORA! Y ME ENCANTA! 
ya tengo 15 añitos y 2 horas en este mundo! me siento con ganas de empezar una nueva etapa, de finalizar con lo que empecé y de vencer a los obstáculos que se opongan a mi meta.
Será dificil, pero gracias a mis amigos, familiares y demás lo podré lograr. 
Dar las gracias a los que me han visto crecer, darles mi amor y sonreir.
Porque hoy es mi cumpleaños mágico.
¿Qué Por qué? 
¡Porque me apetece, lo digo yo y punto!


¡Qué se prepare el mundo que hace 15 años y una hora con 43 minutos que he nacido!








domingo, 9 de octubre de 2011

Paso...

-Paso mucho de ti, pero tranquilo, lo hago con todo lo malo.-Dije cerrando la puerta del coche.
-¿Pero que te he hecho yo?
-Nada.
-¿Entonces?




Su estúpida pregunta hizo que parase en seco y me girase para hablarle, por primera vez en todo el día, a la cara.


-Eres un falso.
-¿Falso?-Repitió enfadado.
Seguí mi camino. Solo deseaba que se callase de una vez.
-¿Falso yo?
Silencio, me quedé en silencio. Ignorándolo, mientras rebuscaba las llaves de casa en el bolso.


-¿Sabes qué? La única falsa aquí eres tú.
-¿Por qué?, ¿Por darme cuenta ahora que no vale la pena quedarme con toda la mierda?, ¿Por querer vivir sin esos momentos que te joden una semana entera?¿Por querer poder morir hoy y sentirme llena y completa con mi vida?  Creo que lo que he sido es una gran ignorante toda mi vida y ahora, pago las consecuencias... te quiero fuera de aquí. Ahora quiero levantarme por las mañanas y no querer que mi vida sea diferente.


-Tu misma, pero no vengas llorando luego.
-No lo haré, si esto sale mal... No caeré tan bajo.-Se dio la vuelta tras una última mirada y se marchó.


Entonces la envidia, la tensión los llantos los enfados y todas esas sonrisas forzadas se las llevó una brisa de otoño junto a él para siempre, lejos de mi por siempre.
Sonreí, esta vez de verdad, por primera vez en mucho tiempo...
Que bien sienta poder volver a empezar.



By: Kiissy

viernes, 7 de octubre de 2011

LA GENTE




Hay mucha, mucha gente, salgo a la calle y la veo, miro por la ventana y ahí están cada uno con su vida, cruzándose todos los días, dirigiéndose miradas, divertidas o apagadas, cansadas o alegres, TODOS LOS DÍAS te acompañan NINGÚN DÍA les saludas.


No saludas, criticas por dentro y sigues con tu vida, o no.
Algunos te acompañan durante todo el día su recuerdo, su presencia.


Haré la prueba, saldré y saludaré, hoy les dedicaré a todos una sonrisa, HOY SERÁ DIFERENTE, SERÉ GENTE DIFERENTE. 


Pensarán en mi, me mirarán tratando de recordar, no si me habían visto antes sino, si me habían saludado antes, si alguna vez han compartido conmigo un hola, un adiós. 
Algo que no se limite solo a miradas...




HOY HE SALIDO a la calle, no lo he hecho, encerrada en mis pensamientos, en mis críticas... pero como si una flecha atravesase mi burbuja hoy... HE HABLADO CON LA GENTE, los charcos llenaban la acera y mi chaqueta no parecía capaz de parar el frío.
Solo pensaba en el resfriado que cogería al llegar a casa.
Voy al instituto y la mochila pesa mucho, estoy cansada porque hoy he madrugado y llegaré tarde a casa, a comer... Tengo dos exámenes y por alguna razón estoy insensible e inmóvil a lo que pasa a mi alrededor
Algo se remueve en mi interior, en la puerta del supermercado hay un hombre extraño, no va bien vestido, es más, va con un chandal roto. Las rastas le caen por detrás y parece tener menos de 20 años.


Limosna, a las 8 de la mañana me van a pedir dinero, uno que no llevo, puesto que me voy a clase y no de rebajas.


Sabiendo ya lo que iba a pasar aprieto el paso. Un charco moja la parte baja del pantalón y se me tensan los hombros. Miro de reojo, descarado.


Me está mirando, pero al contrario de lo que creía me brindó una gran sonrisa que mostraba todos sus dientes, sincera, de corazón.


-¡Buenos días señorita!
No paro de andar y al ver que extiende una mano hacia a mi comprendo que sus intenciones son las que me imaginaba así que le niego con la cabeza con gesto de disculpa.


-No, no. Yo no quiero dinero. Quiero que sonría usted. Es lo único que nos queda ya. Es lo realmente importante. Regáleme una sonrisa.


Y se puso a bailar y sonreír a compas de la lluvia. Cerró los ojos y dejó que le acariciara la lluvia.


Sin darme cuanta sonreí también y le miré por última vez. Y ese, a pesar de la lluvia, los exámenes y el cansancio, fue uno de los mejores días que recuerdo, su presencia me alegró todo el día. 


El feliz por mi sonrisa. Rió
Me entraron ganas de hacer lo mismo, quitarme la chaqueta y pararme a dejar que la lluvia me empapase a disfrutar sin pensar...


¿Estaba loco?


 Eso creo. 


¿Es contagiosa la locura?


Solo si dejas que te llegue dentro.


Entonces...


¿Era el feliz? Seguro.