jueves, 8 de agosto de 2013

Cuidado con lo que escribes, puede ser leído


 La noche se me antojaba eterna ese día, a solas mi desvelo, las sabanas y el silencio de las calles se combinaban en una extraña mezcla que daba más que alas a mi imaginación.

Como todo autor aficionado luche por conciliar el sueño con un libro. La elección de ese libro debía de tomarla con cautela pues si era demasiado interesante tal vez mi cerebro no quisiese dormir sin haber llegado hasta el último epílogo de la secuela, pero si era demasiado aburrido no conseguiría relajarme por el enfado de haber elegido semejante truño y el caer en los brazos de Morfeo se harían incluso más inalcanzable de lo que ya parecía.

Efectivamente esa noche tuve la desgracia, o tal vez, la bendición, de escoger la segunda opción. No fueron “Los pilares de la tierra” o “El caballero de la armadura oxidada” y por respeto al autor no nombraré el título de tal aberración literaria, pero puedo deciros que es considerado un “clásico” de nuestra época mucho mayor que esos dos ejemplares. Y bueno, llegando al kit de la cuestión mi decepción, enfado y desvelo incremento de una forma exagerada y directamente proporcional así que solo encontré consuelo en las palabras.

Desahogarse no sería un termino apropiado pues yo no estaba “Ahogada”, yo solo quería estamparle el libro al sucio culo de un rinoceronte y dejarlo ahí entre moscas, culos y demás inmundicias de este mundo.

Así que cogí papel y un bolígrafo para reclamar la devolución de mi tiempo perdido, la de mi suerte que, claramente brilla por su ausencia pues si la tuviese ya hubiese publicado algo, habría enriquecido mi historial con la friolera de poder colgarme el título de escritora y conseguir el sueño de mi vida… Entre otras coas y, por supuesto, la devolución del libro.

Empecé a escribir, siempre tan preocupada al principio de una hoja en blanco de cuidar la caligrafía al detalle pues pienso que ahora que todo está tan digitalizado, los documentos escritos en papel se conservarán por el gobierno como un pirata su tesoro… Y lo que es más preocupante aun, cualquiera los podrá leer.

Se que es una creencia estúpida pues todos sabemos que el único papel que le interesa al gobierno es el que pesa en el bolsillo junto con la calderilla de la cartera, pero eh, no me juzguéis que aún me faltan unos meses para la mayoría de edad y hasta entonces, según dicen, no tengo ni idea de lo que hablo.

Escribí y escribí hasta que el bolígrafo se quedó sin tinta y mis pensamientos volaron mucho más lejos de lo que el papel y la tinta les permitían, sentí sin venir a cuento el tacto de los pétalos suaves de las flores en primavera y cambié el tema de mi noche en vela por las maravillosas sensaciones que provienen de la naturaleza.
Podría decirse que descorche la botella de cava tras agitarla y todo salió disparado sin control pues después de la naturaleza vino la ropa, de todos los tiempos, texturas y colores, luego las ciudades que todo catálogo de vacaciones con un poco de dignidad tiene como París con sus luces o Milán con sus tiendas y barullo ensordecedor…

No sabía como plasmar todo eso en palabras, en un simple papel y con un bolígrafo sin tinta… Pero como realmente estaba decidida a conseguirlo dejé de calentarme la cabeza y busqué un boli nuevo, más papel y dejé de pensar, solo empecé a apuntar como en un relato de narrador omnisciente y en primera persona las maravillosas aventuras que sueño despierta, el mundo mágico que esconde la noche entre sus estrellas tras la oscuridad que parece abrumar al mundo entero hasta el amanecer…

Por supuesto no todo es tan bonito como lo pinto pues entre verso poético y cántico de ensueño, mi subconsciente hacía fuerza por sacar de mi los párrafos más estrepitosos y desentonantes que jamás nadie se hubiese atrevido a escribir…

Pero bueno, es lo que pasa por dar rienda suelta a tu yo interior, que se cachondea de ti hasta en la soledad de la inspiración.
Porque si, por mucho que digan que cada artista tiene en sus momentos de inspiración a su musa al lado, en la verdadera inspiración estás solo tu y tu talento y entonces ocurre la magia todo se desenvuelve como un caramelo mentolado y desprende su aroma y sabor por la boca de todo aquel que lo contemple…

Eso si, cuidado con tu don, sobretodo, si puede ser leído, pues no todos te entienden igual que tu mismo y transformarán el talento en indignación, la indignación en injusticia y está rebotará con una fuerza enorme que caerá sobre el pobre incauto y desprevenido autor que haya pasado por alto una norma de gran plumón y es que a la noche se lo puedes contar todo pero al mundo despierto mejor no dar ningún dato.


By: Kiissy

Para ti.


Puedes cantarme palabras de terciopelo mientras sueño en este pequeño oasis que, a veces tiene sequía y se pasa mal, pero espero que al final florezca como esos jardines de los que tanto me hablas en tus letras.

Me gustaría despertar y empezar a cantarte yo todo lo que siento y todo lo que te quiero pero me resultará difícil si no estas aquí a mi lado.

En susurros me cuentas que seguirás junto a mi, pero yo se que cuando despierte todo acabará y me quedaré sin canciones y con un vacío que tal vez nadie nunca pueda llenar.

Despiértame la noche que quieras llorar y lloraré contigo para sonreír por la mañana como nunca lo habíamos hecho y llámame si necesitas recordar porque pasa todo lo que pasa y porque así como el tiempo no se puede detener el pasado no puede volver…

Acabo con un beso que selle este pacto de una sola dirección, la perdición.


By: Kiissy
Puede ser que por el día me distraiga con tonterías pero por la noche solo pienso en ti.
HJTG